ICGLICU

Iglesia Cristiana-Gnóstica Litelantes de la Caridad Universal

Capítulo I - LA ERA ACUARIA

Mucho es lo que se ha dicho, mucho es lo que se ha discutido sobre la nueva Era Acuaria que se inició el 4 de Febrero del año 1962.

 

Ciertas organizaciones pésimamente informadas sobre Astrología suponen que la Era Acuaria comenzó antes del 4 de Febrero de 1962. Otras congregaciones seudo ocultistas están todavía aguardando que se inicie la Era Acuaria.

 

Muchos suponen que la Era Acuaria se iniciará después del año 2000, basados en que sólo cada dos mil años el sol pasa de un signo Zodiacal a otro, los que así opinan creen firmemente que Jesús nació el año 1º de Piscis, o algunos años antes, durante la Era de Aries.

 

Realmente aún cuando se diga que Jesús nació físicamente hace 1962 ó 1963 años, esto sólo es una opinión, porque en verdad, nadie sabe con absoluta seguridad en qué año nació Jesús. Así pues, sobre la base del Nacimiento de Jesús es imposible saber cuando comienza la Nueva Era Acuaria.

 

 

Sería imposible saber la fecha en que se inicia la Nueva Era, si desgraciadamente no tuviéramos el libro del Zodíaco en nuestro poder, si abrimos dicho libro, en él encontraremos una lámina maravillosa, un mapa cósmico espléndido, éste es el mapa cósmico del 4 de Febrero, año 1962.

 

Cada vez que se inicia una nueva Era, los siete planetas se reúnen en pleno congreso cósmico en tal o cual signo Zodiacal, así sucedió en el pasado, así sucederá en el futuro, así sucedió el 4 de Febrero de 1962; fue maravilloso el Congreso cósmico del 4 de Febrero de 1962.

 

Todos los astrónomos pudieron estudiar este gran acontecimiento cósmico, todos pudieron comprobar en forma matemática que esa formidable conjunción se realizó en la constelación de Acuario, todos lo vieron, todos lo comprobaron con sus telescopios y con las matemáticas.

 

Tenemos que reconocer que los astrólogos de la India se equivocaron lamentablemente, creyendo que dicha conjunción de mundos se realizaría en la constelación de Capricornio, precisamente basados en ese erróneo cálculo, profetizaron dichos astrólogos el fin del mundo para esa fecha, nosotros en nuestro Mensaje del año I de la Era Acuaria, advertimos que quienes así pensaran y profetizaran se convertirían en el motivo de risa del mundo entero.

 

Citaremos a propósito los siguientes párrafos del mencionado Mensaje:

 

“Los Astrólogos que suponen que dicha conjunción habrá de realizarse en el signo de Capricornio y no en el de Acuario quedarán de hecho confundidos y avergonzados ante los sabios astrónomos de los cuatro puntos cardinales de la Tierra.

 

Existen también por allí muchos seudo-astrólogos ignorantes que suponen que en la mencionada fecha del cuatro de febrero se acabará el mundo. Esos son los que desacreditan la Astrología, esos son los charlatanes.”

 

Los hechos nos dieron la razón porque la lógica estaba de nuestra parte. Los Indostanes dijeron que la diosa Kali salvó al mundo, pero los periodistas que le saben sacar punta a todo, dijeron que la Diosa Kali salvó al mundo pero no salvó a los astrólogos. Así, por todas estas equivocaciones en los cálculos, es como se ha desacreditado miserablemente a una ciencia tan antigua como el mundo, eso es realmente lamentable.

 

 

La realidad, la cruda realidad, es que ya estamos en la Era Acuaria, esta era está gobernada por el explosivo Urano, Señor de la casa de Acuario. Inevitablemente viene un cambio total en todo orden de cosas.

 

La ciencia, la filosofía, el arte y la religión deberán unirse totalmente a la luz de la Gnosis.

 

La política pasará por tremendas trasformaciones, las guerras atómicas tienen inevitablemente que producir muchos cataclismos, espantoso y al fin un espantoso y terrible cataclismo que acabará con la raza Aria.

 

Este acontecimiento no será el primero ni el último. Recordemos a la humanidad atlante y el continente atlante. Las tradiciones arcaicas dicen que los atlantes se servían de una fuerza misteriosa llamada “Vril”, cuyo abuso provocó la revolución de los ejes de la Tierra, el cambio de lecho de los océanos y la sumersión de la Atlántida. Esta energía, este Vril, es la misma energía atómica.

 

La desintegración del átomo provocará a la larga, la descomposición del átomo en cadena, el resultado es retrotraer al planeta Tierra hasta el pasado arcaico. Desde aquel remoto pasado la naturaleza vino trabajando con las fuerzas de cohesión molecular, ahora nosotros trabajamos con su antítesis, con las fuerzas de desintegración atómica, esto significa regreso hacia el caos, hacia la nebulosa, y por ello actualización de los viejos cataclismos arcaicos.

 

Los hechos concretos nos están dando la razón, la lógica está de nuestra parte. Por todas partes está temblando la Tierra, tiembla en la América, en Europa, en el Medio Oriente, en Asia, en África, en Oceanía, en el fondo de los mares, etc., se desatan espantosos ciclones que arrasan con las ciudades, nacen niños monstruos por todas partes, aparecen enfermedades desconocidas que la ciencia no puede curar, etc.

 

Todo esto es el resultado de las explosiones atómicas, afortunadamente todavía los científicos no han podido dividir el electrón, desgraciadamente lo intentan y al fin lo lograrán, eso sí será más grave, cuando lo logren la destrucción será pavorosa y hasta alcanzará al mundo mental, entonces el terror infinito reinará soberano en el planeta tierra.

 

La entrada del Sol en Acuario es maravillosa y terrible al mismo tiempo. Urano es explosivo y tremendamente revolucionario y el animal intelectual llamado hombre, no está preparado para manejar semejante tipo de fuerzas tan explosivas y revolucionarias.

 

Cualquier mala cuadratura o conjunción planetaria en et futuro, podrá ser suficiente como para que el hombre se identifique totalmente con el rayo negativo de Urano, el seguro resultado será la guerra atómica la cual provocará el gran cataclismo planetario después de cierto tiempo de terremotos espantosos y horribles acontecimientos.

 

Los hombres que aborrecen la guerra han trabajado por la paz desde los antiguos tiempos, pero todo su esfuerzo ha resultado inútil, todas las campañas por la paz son inútiles, toda la propaganda por la paz es inútil.

 

Realmente, todas las conferencias y tratados de paz no son sino hipocresía y pereza mental de aquellos que no quieren trabajar sobre sí mismos para lograr la paz interior.

 

La guerra se debe a muchas causas que el hombre ignora, algunas de esas causas están dentro del hombre, otras están fuera del hombre.

 

 

Las guerras se deben a influencias planetarias, a fuerzas cósmicas, basta cualquier mala posición de los astros, o cualquier catástrofe cósmica, para que millones de hombres se lancen a la guerra, el hombre no es capaz de resistir a esas fuerzas cósmicas porque francamente todavía no es hombre, si fuera hombre de verdad resistiría a esas tremendas fuerzas cósmicas y entonces no habría guerras, desgraciadamente todavía el hombre no es capaz de hacer nada, el llamado hombre es tan sólo una máquina movida por fuerzas cósmicas.

 

Sólo el Ser puede hacer, y el llamado hombre todavía no tiene el Ser, el hombre sólo tiene dentro al yo, y éste no es el Ser. Debemos distinguir entre el yo y el Ser. El yo es múltiple, es legión; el Ser es íntegro, unitotal.

 

El yo está formado por millares de pequeños “yoes” separados los unos de los otros, a menudo se desconocen los unos a los otros y hasta se hacen la guerra mutuamente entre sí. El hombre es una pluralidad y su verdadero nombre es legión.

 

Todavía el llamado hombre no tiene una individualidad realmente definida, el llamado hombre no tiene todavía un Ser propio, singular, el hombre está dividido en legión de pequeños “yoes”.

 

Estos yoes luchan por la supremacía, cada uno de ellos quiere ser el amo. Cada deseo, el valor, el buen tiempo, el frío, cada pensamiento, da nacimiento a nuevos yoes.

 

Los factores de la guerra los llevamos dentro, los yoes de la codicia, la crueldad, el egoísmo, el odio, etc., están dentro del hombre mismo. Cuando estos yoes son disueltos a base de comprensión y santidad, cuando el hombre posea el fuego sagrado, entonces tendrá encarnado a su verdadero Ser.

 

Sólo el ser puede sobreponerse a las influencias planetarias, sólo el Ser puede manejar esas fuerzas cósmicas que producen la guerra.

 

Sólo quien posea el Ser puede llamarse hombre de verdad.

 

Desgraciadamente, el animal intelectual es una máquina dormida por las influencias catastróficas del cosmos, toda máquina responde a la fuerza que la mueve, millones de animales intelectuales se lanzan a la guerra, movidos por fuerzas secretas que ellos desconocen, en estas condiciones es claro y lógico pensar que las fuerzas explosivas de Urano tienen que traer guerras atómicas inevitables, los hechos concretos demostrarán nuestras afirmaciones.

 

Lo más grave es que ninguna propaganda por la paz dará resultados. Ninguna organización que trabaje por la paz podrá dar frutos buenos.

 

Las más respetables organizaciones que laboran por la paz, en nombre de la paz han declarado la guerra, ¿entonces qué?, ¿en qué quedamos?

 

Actualmente existen en el mundo ejércitos de paz en plena guerra, eso es trágico y horrible, pero verdadero.

 

Tenemos que afrontar el problema de la paz, desde otro ángulo totalmente diferente, debemos enfocar el estudio del hombre en forma franca, sincera y definitiva, si es que realmente queremos la paz, sólo logrando la verdadera paz interior podremos sobreponernos a las influencias que causan la guerra.

 

El Movimiento Gnóstico Cristiano Universal, comprendiendo lo que significa entrar en la constelación de Acuario se propone crear un nuevo orden que esté a tono con Urano en forma armoniosa, clara y definitiva.

 

El Movimiento Gnóstico intenta crear una nueva Era de paz consciente.

 

El Movimiento Gnóstico lucha por la auto-realización íntima del hombre, porque comprende que sólo con la auto-realización íntima puede el hombre sobreponerse a las influencias cósmicas adversas que causan la guerra.

 

El Movimiento Gnóstico está formando un nuevo grupo de hombres verdaderos, capaces de luchar contra la barbarie humana, aquellos que entren al Movimiento Gnóstico se convertirán en verdaderos paladines de la paz, después de lograda su auto-realización íntima.

 

Es, pues, la auto-realización lo único que nos puede dar paz verdadera.

 

La entrada del Sol en Acuario exige auto-realización íntima. Se necesita urgentemente una congregación, o mejor dijera un nuevo grupo humano de hombres realmente auto-realizados para establecer un nuevo orden y salvar al mundo.

 

La Gran Logia Blanca del Tíbet Secreto va a intentar una nueva era de paz, y el El Movimiento Gnóstico Cristiano Universal, es el vehículo de expresión fundado por la Logia Blanca para este propósito y finalidad.

 

La humanidad está totalmente perdida pero la Logia Blanca del Tíbet Secreto, se propone hacer un último esfuerzo a fin de salvar a los perdidos, esto es semejante un enfermo que ya está a punto de morir y que sin embargo el médico le da medicina y hace lo que puede aún cuando ya el caso está perdido.

ICGLICU | Iglesia Cristina-Gnóstica Litelantes de la Caridad Universal